Creado por en M j, Y en | 0 Comentarios

Entrad y respirad. En el Celler Can Amer aún ahora se siente en los pulmones ese aire a tiempos añejos. Antiguas botas centenarias en las que se produjeron litros y litros de vinos durante generaciones enteras presiden la gran sala de techos elevados en la que predomina la sencillez de los antiguos “cellers”.