Creado por en M j, Y en Noticias, Uncategorized |

La berenjena es uno de los productos emblemáticos de la cocina de Mallorca. Se encuentra presente en numerosas recetas conocidas como el famoso tumbet. Nos encontramos en plena temporada alta de esta verdura y por tanto en su mejor momento para consumirla con plenitud de sus matices. En esta ocasión nos hemos salido un poco del guión de la tradición para presentaros una receta hecha a base de berenjena pero con un toque más moderno.

Ingredientes para 5 personas

15 berenjenas frescas de tamaño medio

100 gramos de mantequilla

100 gramos de harina

500 ml de nata

2 cebollas

2 puerros

24 huevos

sal

pimienta negra

alberginies

Empezaremos asando las berenjenas enteras como si se tratase de pimientos escalivados. Las tenemos a 180 grados en el horno hasta que las notemos blanditas por dentro. Tenemos que ir con mucho cuidado con el tiempo de horneado ya que dependerá del tamaño y grosor de la berenjena por lo que deberemos estar encima de la cocción.

Una vez asadas pelamos las berenjenas y las cortamos a daditos pequeños. Las reservamos.

Ahora cogemos una sarten y procedemos a freir con mantequilla la cebolla y el puerro que habremos cortado finamente con anterioridad. Cuando esten casi en su punto le añadimos harina como si estuviéramos preparando una bechamel. Añadimos la nata y vamos removiendo hasta conseguir la textura de la bechamel. En este momento añadimos los huevos y vamos removiendo.

A lo largo de todo este proceso iremos rectificando cada paso con sal y pimienta a nuestro gusto.

Trituramos finamente toda la mezcla con un robot de cocina o una thermomix. Una vez hecho esto mezclamos todo con la berenjena asada y lo metemos en un molde. Precalentamos el horno a 140 grados y metemos el molde al baño maria como si fuera un flan. Deberemos vigilar el tiempo de cocción puesto que no es exacto. Para comprobar que el pastel está en su punto os aconsejamos el sistema tradicional de insertar un mondadientes i mirar si sale limpio. Es infalible!

Después dejamos enfriar y lo sacamos del molde. Se puede presentar de múltiples maneras y con diferentes acompañamientos. Admite desde unas patatas hasta una escalivada de verduras o una ensalada.

Como curiosidad, si os apetece podeis utilizar este plato como tapeo o entrante también. La fórmula és muy sencilla. Cogéis unas galletas de Inca como las quelytapas. Cortáis a dados pequeños el pastel y colocais encima de cada galleta un trocito de pastel. El aderezo puede ser tan variado como vuestra imaginación: pimientos escalivados, unos brotes de germinados…. Seguro que os gustará.

Si quieres acercarte a probar nuestras recetas con berenjenas reserva tu mesa